siguenos

Día Mundial de la Diabetes: La importancia del diagnóstico y de una alimentación saludable

Facebook
Twitter

Día Mundial de la Diabetes: La importancia del diagnóstico y de una alimentación saludable

El 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad que en Chile afecta a cerca del 12% de la población, según la última encuesta Nacional de Salud. A nivel local, tan solo en el Hospital Provincial de Ovalle se atienden alrededor de 420 pacientes y datos posteriores a la pandemia por COVID-19 han mostrado un alza en los diagnósticos debido al sedentarismo que trajo consigo los largos periodos de cuarentena.

En este contexto, es importante destacar y hacer hincapié en los cuidados que todos deberíamos tener para llevar una vida saludable que nos evite pertenecer al número de diabéticos y, en el caso de aquellos que ya han sido declarados con la enfermedad, es relevante que acepten su diagnóstico prontamente para que puedan llevar una buena calidad de vida.

Pero ¿qué es la diabetes? ¿cómo se trata? ¿qué signos debo tener en cuenta para acudir a un registro asistencial?… La endocrinóloga, Doctora Aimeth Palma, dio respuesta a estas y otras interrogantes.

En términos simples, la diabetes “es una enfermedad crónica donde lo que hay es una falla en la producción de insulina por parte del páncreas o, en el caso de que la insulina sea producida, el organismo no es capaz de utilizarla como debe ser; no es capaz de ingresarla a la célula para que esta hormona pueda trabajar. Por ende, se produce hiperglucemia o aumento de glucosa en la sangre”, explica la experta.

Junto con ello, es fundamental mencionar que existen tres tipos de diabetes. La tipo 1, también llamada juvenil o insulinodependiente, por ser frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes, se presenta cuando el páncreas no produce nada de insulina; la tipo 2 es la más común, representa cerca de 85% de los casos y es aquella que se desarrolla cuando el cuerpo se vuelve resistente a la acción de la insulina o cuando esta disminuye su producción y, por último, la tipo 3 es la diabetes gestacional que aparece en las mujeres embarazadas.

Signos de alarma

Las personas que presentan esta enfermedad comienzan a notar una pérdida de peso inexplicable, tienen mucha sed, constantes ganas de orinar, debilidad generalizada, visión borrosa, fatiga muscular y somnolencia.

Si sospecho que tengo diabetes, ¿dónde debo recurrir para obtener el diagnóstico?

“Todos los consultores de atención primaria pueden diagnosticar la enfermedad, sencillamente con un examen de glucosa. Si estoy en ayuna y tengo una medición de glicemia de 126 en sangre, tras dos tomas, pues deben verificarse, se diagnostica diabetes y si he comido, han pasado dos horas y está por encima de 190 es diabetes”.

¿Cómo afectó la pandemia el diagnóstico de pacientes con diabetes?

“Inicialmente, como todo estaba enfocado a la prevención del contagio, hubo muchos pacientes que no acudieron a controles o a evaluaciones generales y, lamentablemente, tocó atenderlos por urgencia con cuadros severos de descompensación metabólicos: hiperglicemia, diagnósticos recientes de diabetes, lo que trajo un aumento en el número de diabéticos por el encierro, por el sedentarismo, por realizar teletrabajo, situación que produjo ansiedad y que conllevó a que las personas comieran más de la cuenta, a malos hábitos de alimentación, sobrepeso y por ende al desarrollo de diabetes. Entonces la pandemia afectó considerablemente el número de pacientes diabéticos”.

¿Cómo cambia la vida de una persona con diabetes?

“Hay muchos que aún no aceptan su diagnóstico y, por tanto, cuando se les dice que tienen diabetes y se les da las indicaciones de cambio de hábitos de alimentación y se les indica más actividad física, les cuesta mucho asumir lo de la alimentación, pero deben saber que no es que los diabéticos no coman, sino que no deben consumir dulces, azúcares refinadas y que la mayor cantidad de carbohidratos que consumían antes quedará atrás. Entonces de ahí parte el estrés que tienen constantemente por no comer algo que usualmente ingerían, comienza el problema emocional e incluso se deprimen”.

“Si se les habla de la insulina, algunos rechazan el tratamiento porque creen que es desahuciarlos. Además, afecta tener que pincharse el dedo cada día. Todo esto demuestra que el cambio en la vida es de 180 grados y debe realizarse para evitar complicaciones. En este sentido, es siempre el personal de salud quien debe educar a los pacientes e insistirles en los hábitos de alimentación, que deben hacer actividad física por lo menos 150 horas semanales y que con eso deberían tener una buena calidad de vida”.

Finalmente, como señala la doctora, es medular que tanto las personas que tienen tendencia a padecer diabetes, como el resto de la población, deben mantener una actividad física a lo menos 3 veces por semana, eliminar el sedentarismo, cuidar los hábitos alimenticios y evitar el exceso de dulces y bebidas azucaradas, especialmente en el caso de niños y adolescentes, sobre los cuales hay estudios que demuestran que pueden llegar a desarrollar sobrepeso, resistencia a la insulina o diabetes en la adultez.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: