siguenos

5 de noviembre: La Noche de Guy Fawkes que inspiró la película «V de Vendetta»

Facebook
Twitter

5 de noviembre: La Noche de Guy Fawkes que inspiró la película «V de Vendetta»

En un inicio la celebración formaba parte de la opresión británica al catolicismo, pero con el tiempo se resignificó, así como la figura del propio Fawkes

«Recuerden, recuerden, el 5 de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora de evocarla sin dilación», fueron las palabras de «V», protagonista de una de las películas íconos de la cultura popular «V de Vendetta» y que en realidad, está basado en un día histórico para el Reino Unido.

Fue en el año 2005 que James McTeigue se puso al frente del filme basado en la serie de novelas gráficas homónima, de DC Comics, escrita por Alan Moore e ilustrada por David Lloyd y publicada entre 1980 y el año 2000.

Y como es de costumbre, los cinéfilos cada 5 de noviembre recuerdan la escena cuando el Parlamento Inglés explota, pero, ¿por qué se recuerda esta fecha y qué ocurrió el 5 de noviembre?

La conspiración

Tanto el cómic como el filme toman como referencia un histórico evento ocurrido en el Reino Unido el año 1605: La conspiración de la pólvora.

Este plan tuvo lugar durante la noche del 4 al 5 de noviembre, cuando un grupo de trece católicos planearon hacer estallar el Parlamento británico y restaurar la monarquía católica, pues en ese entonces, el rey Jacobo I perseguía a los que practicaban esta religión.

Sin embargo, el plan se vino abajo cuando las autoridades descubrieron al encargado de la pólvora que almacenaron en el sótano del Parlamento para volarlo, Guy Fawkes. Aunque ni siquiera era uno de los líderes, haber sido el primer detenido le convirtió en el símbolo de la conspiración. 

Desde el siglo XVII se extendió la celebración con un espectáculo de pirotecnia, que representaba la pólvora que no llegó a detonarse en el atentado fallido. Además, como muchos otros rituales que involucran al fuego, también suponía deshacerse de lo malo e incluía la quema de muñecos, que simbolizaban el catolicismo. Muchos de esos muñecos representaban la cara de Fawkes, símbolo del catolicismo.

Con el pasar del tiempo, el día tomó un carácter festivo, pero mantiene ciertas reivindicaciones. Ya no solo se quema a Guy Fawkes, como marca la tradición, sino también a figuras más odiadas. En el último siglo, los británicos han lanzado al fuego a personajes polémicos que van desde las sufragistas o Adolf Hitler, pasando por Margaret Thatcher, hasta Donald Trump o el productor Harvey Weinstein, condenado por abuso sexual. 

«V de Vendetta»

A través de los años, también se ha reivindicado la figura de Guy Fawkes. La novela distópica V de Vendetta se encarga de darle otro significado a su legado, pues «V», su protagonista, se disfraza de él para ocultar su identidad e, inspirado por la conspiración de la pólvora, decide volar el Parlamento para acabar con un régimen fascista que gobierna el Reino Unido.

Ahora bien, fue la película de 2006 la que realmente popularizó a Guy Fawkes y al personaje, cuya aura de anarquismo y libertad ha atraído a mucha gente desde entonces. Asimismo, la careta con la que V imita la cara de Fawkes en la película se ha convertido en un símbolo de protesta en todo el mundo a raíz de que el grupo ciberactivista Anonymous la adoptara como icono y de los estallidos populares tras la crisis de 2008.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: