siguenos

Trastornos del sueño: un problema de grandes y chicos

Facebook
Twitter

Trastornos del sueño: un problema de grandes y chicos

Por las noches son muchas las personas que tienen que lidiar con el problema de no poder dormir, lo que repercute al día siguiente con la falta de energía. Científicamente existen entre 80 a 100 tipos de alteraciones, pero el más común y simple de reconocer es el del insomnio. 

Este trastorno consiste en no poder quedarse dormido y mantenerse despierto, el cual puede durar entre 2 y 3 semanas (a corto plazo), o ser duraderos (crónicos). Entre las causas que lo produce son las enfermedades como la ansiedad, así lo explica la psicóloga clínica, Catalina Sepúlveda, quien hace hincapié al complejo contexto que se vive. 

Actualmente la principal causa de estos trastorno es la ansiedad, ya que el hecho de estar enfrentando esta situación de la pandemia provoca tener que modificar nuestras vidas como el trabajo, la vida familiar, el estudio, etcétera, provocando que se altere nuestro reloj biológico”, indica la especialista. 

Para evitar este complejo, la psicóloga recomienda que por lo menos hasta una hora antes de iniciar el momento de descanso se apaguen todo tipos de  pantallas. Lo anterior, puede contribuir a un proceso natural, que es la creación de melatonina que ayuda a fomentar el sueño. Además, sostiene que “aparte de alterar la función del sueño, tiene influencia en nuestra parte óptica, la luz de las pantallas, la luz de las ampolletas y toda luz que no es la natural, hace que se inhiba la creación de la melatonina, que es un componente natural que nuestro cerebro va produciendo y que se activa con la oscuridad y es un inductor del sueño”.

La alimentación próxima a la hora de descanso también juega un rol importante. “Dentro de la dieta de cada persona, se sugieren algunos elementos con alta cantidad de triptófano, que es un aminoácido que favorece la producción de la melatonina. Un alimento que cumple con esas características es la leche, por eso se sugiere tomar un vaso de leche caliente o tibia. También evitar el consumo de cafeína, que lo contiene el café, té negro, esto incluso puede permanecer en el organismo hasta 7 horas después de consumirlo”.

Otras de las alteraciones del sueño más conocidas, están la de la apnea del sueño, que es un trastorno en la cual la respiración se detiene por 10 segundos o más mientras duerme. El síndrome de las piernas inquietas, una sensación de hormigueo o punzadas en las piernas junto a una fuerte necesidad de moverlas. Hipersomnia, que es no poder mantenerse despierto durante el día. El trastorno del ritmo circadiano, que consiste en problemas con el ciclo vigilia-sueño que dificultan quedarse dormido y despertarse cuando corresponde. Por último la parasomnia,  conducta inusual como hablar, caminar o comer al quedarse dormido, durante el sueño o al despertarse.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: