siguenos

La tristeza de no poder despedirse: Cómo enfrentar la muerte de un ser querido

Facebook
Twitter

La tristeza de no poder despedirse: Cómo enfrentar la muerte de un ser querido

Sin duda no ha sido fácil adaptarse a las muchísimas transformaciones que ha provocado la pandemia, que van desde el cambio de las rutinas cotidianas hasta la celebración de rituales que se han modificado para cumplir con los protocolos de salud pública. Pero ¿cómo vivir el duelo en tiempos donde asistir a velorios o funerales se ha visto afectado? Es lo que nos explica la Psicóloga Clínica, Catalina Sepúlveda.

“Ya no podemos velar a nuestros seres queridos fallecidos por un tema de seguridad ante la pandemia, entonces quedamos sin la posibilidad de verlos o tocarlos. Pudiendo generarse una pérdida ambigua, que quiere decir que nosotros sabemos que la persona falleció, pero nos hace falta verlo para comprobar emocionalmente por uno mismo; que ya no está. Y ahí es conveniente que usemos algunos rituales a la distancia”, comenta Catalina, para así facilitar este proceso que resulta aún más doloroso en estos tiempos.

Respecto a estos rituales, que comenta la profesional, son una forma de despedida y de aceptación, siendo un buen método para decir adiós. “Se puede escribir una carta, tener un rincón en la casa o una cajita que sea el espacio para el recuerdo, donde podamos incorporar fotos de la persona, elementos que eran significativos, algo que tenga su olor, su perfume. El poder hablar y generar un tiempo del día en la familia para que esto sea compartido; porque los dolores, las penas cuando son compartidas son más llevaderas”, sostiene Sepúlveda.

Otro punto en que el pone énfasis la psicóloga es que tras un fallecimiento de un familiar “lo normal es que nos duela. Hay que entender que el duelo es una respuesta natural ante la muerte de un ser querido, que tiene afectación en distintos niveles: físico, emocional, intelectual, social y espiritual también. El duelo no es una enfermedad, no obstante, si no se maneja de manera saludable podría generar alguna complicación a nivel de nuestra salud mental”.

En esta misma línea, Catalina sugiere que siempre que se necesite se puede solicitar la ayuda de un especialista para poder obtener un acompañamiento, una guía para este proceso. “Hay que entender que estar en duelo no significa tener depresión, ya que muchas veces la gente dice, por ejemplo, ‘mi pariente está depresivo porque se le murió uno de sus padres’ y en realidad tenemos que cambiar estos conceptos y llamarlo: duelo

La culpa

Este sentimiento surge cuando las personas que pierden a un cercano por el coronavirus suelen preguntarse ¿Por qué yo? ¿por qué a él? o cuestionarse ¿fui yo quien lo contagio? y comenzar con suposiciones al respecto de lo que hubiera sucedido de haber actuado de una u otra, este sentimiento viene acompañado de frustración, enojo, impotencia o rabia con el mundo, provocando duelos aún más complejos.

En este sentido, la especialista comenta que “debemos evitar expresiones como ‘¡no llores, que no lo vas a dejar descansar!’ Ese tipo de declaraciones nos reprimen y quitan la posibilidad de asimilar la partida y resignificar nuestra vida sin esa persona que falleció, lo que podemos hacer nosotros es guardar silencio y permitir que la otra persona llore, normalizar estas emociones y decirle ‘¡es natural que estés así, y es normal llorar! y entender que las lágrimas son por tristeza y poseen una función, ya que están compuestas por elementos químicos que tienen efectos sedantes naturales, es por eso que después sentimos alivio”.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: