siguenos

Hepatitis: El silencioso virus que cobra la vida de una persona cada 5 minutos en el continente.

Facebook
Twitter

Hepatitis: El silencioso virus que cobra la vida de una persona cada 5 minutos en el continente.

El COVID-19 no es la única infección que afecta a la sociedad actual. En el día internacional contra este otro virus, el Hospital de La Serena hace un llamado a cuidar la salud sexual y realizarse el examen de detección, el que puede solicitarse de manera gratuita en el Box 52 del policlínico del recinto.

Cada 5 minutos que pasan, una persona está perdiendo la vida en nuestro continente a causa de una enfermedad relacionada con la hepatitis, según indica la Organización Panamericana de la Salud de la OMS. Así es, y aunque parezca impactante, esta es una realidad que va en aumento. De hecho, en Chile se notifican unos 1.500 casos del virus C y B conjuntamente al año.

“La hepatitis es una enfermedad que va aumentando en el país y en el mundo entero, lo que puede deberse al cambio de conducta de las personas, una especie de relajamiento y falta de información sobre el tema, la verdad es que socialmente no se considera mucho la transmisión de infecciones a través de las prácticas sexuales”, indicó Marcela Julio, enfermera encargada del Programa de Hepatitis del Hospital de La Serena.

El 28 de julio el mundo conmemora el día Internacional contra esta patología, como una forma de generar conciencia y llamar a la población a prevenir las hepatitis víricas. El lema de 2021 es «La hepatitis no puede esperar», con él se hace hincapié en la necesidad urgente de actuar para eliminar esta patología como amenaza para la salud pública de aquí al año 2030.

PERO ¿QUÉ ES LA HEPATITIS?

Esta es una enfermedad que, en la mayoría de los casos, es producida por un virus que causa una inflamación en el hígado, pudiendo provocar epidemias, cáncer, cirrosis e incluso, la muerte. Generalmente, la patología no presenta síntomas hasta varios años después de que la persona fue infectada, dañando severamente el hígado.

Existen cinco cepas principales del virus de la hepatitis: la A, la B, la C, la D y la E. Las B y C son las más comunes y provocan alrededor de 1.100.000 muertes y 3 millones de nuevas infecciones por año en el mundo.

La enfermera del recinto asistencial serenense explicó que “estos dos tipos de hepatitis son aquellos que se contagian por vía sexual y por la sangre. Afectan a las personas de manera crónica y aguda. A nosotros nos llegan los pacientes con una confirmación diagnóstica del Instituto de Salud Pública, los ingresamos, los controlamos y les hacemos seguimiento. Se les controla hasta el alta y cuando son hepatitis que no se van del organismo, se les deja ingresados para ver su tratamiento”.

¿CÓMO SE DETECTA Y DÓNDE PUEDO REALIZARME EL EXAMEN?

Según sostuvo la enfermera, las hepatitis B y C, “se detectan a través de exámenes específicos de sangre que deben solicitarse en la red de salud, más aún si se tienen prácticas sexuales inseguras. Es súper importante realizar un diagnóstico oportuno porque esta enfermedad convive con la persona durante años sin provocar síntomas y cuando ya presenta algunos – como molestia, cansancio o empieza a juntar líquido en la zona abdominal (u otros como fiebre, erupciones cutáneas, náuseas, pérdida de apetito, vómito, dolor abdominal e ictericia o color amarillo de la piel) – la patología ya llegó a una etapa donde no revierte el daño, no se vuelve a regenerar el hígado”.

La población beneficiaria de Fonasa puede realizarse el examen de sangre, más conocido como pre-test, que detecta hepatitis B y C, sífilis y VIH, gratuitamente en el sistema público de salud. En el Hospital de La Serena puede solicitarlo de lunes a viernes, desde las 14:00 a las 15:00 horas, en el Box 52 de la Unidad de Atención y Control de la Salud Sexual (UNACESS) del recinto asistencial, ingresando por calle Larraín Alcalde y presentándose con su cédula de identidad.

Cabe señalar, que en el establecimiento de salud de la capital regional hoy en día existen 103 pacientes con hepatitis B que se encuentran en control y 38 con hepatitis C. De estos últimos, 30 ya fueron tratados, por lo que ya no viven con el virus, pero sí en algunos casos, deben convivir con las consecuencias que dejó la patología en sus organismos.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE DETECTAR A TIEMPO?

En cualquier tipo de hepatitis, el diagnóstico y tratamiento oportunos son vitales para evitar graves consecuencias para la salud. Sin embargo, sólo en un 18% de las personas con hepatitis B, la infección llega a diagnosticarse en las Américas y de ellas, apenas el 3% recibe tratamiento. Por otro lado, en el 22% de las personas con hepatitis C crónica la infección llega a diagnosticarse y de ellas, sólo un 18% reciben terapia en el continente. 

Es por eso, que hace ya algunos años, los equipos de salud están en una importante cruzada para ampliar la cobertura de las pruebas que diagnostican esta patología, especialmente los virus B y C, con el fin de tratar a las personas oportunamente.

¿CÓMO PREVENIR Y TRATAR LA HEPATITIS?

Para prevenir ambos tipos de hepatitis (B y C), se recomienda el uso responsable de preservativos, mantener una vida sexual saludable, no compartir jeringas, máquinas de afeitar o cepillos de dientes y sólo realizarse tatuajes o perforaciones en lugares establecidos que cuenten autorización sanitaria, al igual que los centros de belleza que realizan manicure, ya que podría generarse algún contacto con la sangre a través de los instrumentales.

“La forma de cuidarse es la prevención, tener prácticas sexuales seguras, usar preservativo en todas ellas y es muy importante también vacunar a los niños contra la hepatitis B. Esto está disponible en el esquema de vacunación de los 2, 4 y 6 meses de edad” puntualizó Julio. 

Ambos virus actúan en el organismo causando daño en forma paulatina y progresiva. Hoy en día, el B tiene un tratamiento que no lo elimina, pero sí le permite a la persona portadora llevar una vida con el virus. Por otro lado, el C sí tiene un tratamiento que lo puede eliminar y la persona puede continuar una vida sana sin daños hepáticos que, de no diagnosticarse y tratarse oportunamente, podrían terminar en un cáncer de hígado o requerir trasplante, producto de una falla irreversible.  

LA REALIDAD CHILENA EN TORNO A LA HEPATITIS:

En Chile, se notifican 1.100 casos de hepatitis B anualmente, concentrándose en personas jóvenes entre 20 y 39 años, donde el 87% son hombres. Más del 70% se presentan en etapa aguda y las regiones con mayores tasas son Tarapacá, Antofagasta y en la Región Metropolitana. Además, a nivel nacional, se notifican 400 casos de hepatitis C anualmente, concentrándose en personas mayores de 40 años, sin mayores diferencias entre ambos sexos. Más del 97% se presenta en etapa crónica y las regiones con mayor prevalencia son Arica-Parinacota, Tarapacá y la región Metropolitana.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: