siguenos

Fundación Desierto de Atacama se adjudica concurso nacional de proyecto Ciencia Pública 2020

Facebook
Twitter

Fundación Desierto de Atacama se adjudica concurso nacional de proyecto Ciencia Pública 2020

“Geoglifos de Huatacondo, conociendo nuestra herencia”, es el nombre de la propuesta presentada por la Fundación Desierto de Atacama, junto a la Comunidad indígena Quechua de Huatacondo y el Museo Regional de Iquique, que fue seleccionado para la adjudicación de fondos del Concurso Nacional de Proyectos Ciencia Pública, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, y que tiene como objetivo el desarrollo de espacios públicos destinados a la divulgación y socialización de la ciencia. 

En esta versión 2020, participaron múltiples proyectos a nivel nacional buscando convertirse en la propuesta -una por cada región- que lograra acceder a los fondos, como fue el caso de “Geoglifos de Huatacondo, conociendo nuestra herencia” en la Región de Tarapacá. Restando ahora solo la firma del contrato correspondiente, para iniciar la ejecución de esta iniciativa.

El proyecto tiene como objetivo principal desarrollar una experiencia particular de educación patrimonial arqueológica de los geoglifos y senderos ancestrales del desierto de Atacama, y está dirigida a la comunidad escolar de Iquique y a diversos públicos de la región de Tarapacá, tales como juntas de vecinos, comunidades indígenas, entre otros, quienes podrán visitar la muestra gratuita que se exhibirá en el Museo Regional de Iquique. 

Aplicando elementos de última tecnología, como el registro de los geoglifos y senderos con fotos aéreas con drones profesionales, el uso de maquetas 3D con topografía animada e imágenes de gran formato, se logra de manera didáctica introducir al espectador en un recorrido por las rutas y geoglifos ubicados en las quebradas de Huatacondo.

De este modo, la exhibición busca entregar conocimientos de manera atractiva, para que quienes vivan esta experiencia conozcan la amplia variedad de prácticas que los pueblos antiguos desarrollaron en el desierto, así como las distintas formas de construcción de estas monumentales figuras de gran valor patrimonial y, al mismo tiempo, su fragilidad. Se trata por tanto de una invitación a adentrarse por los caminos de la memoria histórica y cultural del territorio, generando un diálogo con los saberes de la sociedad tarapaqueña. 

Otro aspecto que revela la muestra es el trabajo multidisciplinario de arqueólogos, diseñadores y gestores patrimoniales por la protección, resguardo y puesta en valor de los sitios donde se ubican los geoglifos, una labor que la Fundación Desierto de Atacama realiza desde hace más de ocho años en conjunto con comunidades indígenas locales y que se refleja en algunas exhibiciones anteriores, como lo realizado en Puerto Ideas en Antofagasta (2016), las exhibiciones en el Parque Arqueológico Geoglifos de Chug-Chug, la Trienal de Arquitectura de Sharjah, en Emiratos Árabes (2019) y este año a través de redes sociales con la publicación de videos semanales con contenido educativos en Youtube, Facebook e Instagram. 

Tras conocerse los resultados del concurso Claudia Montero, coordinadora del Área de Arqueología de la Fundación y directora del proyecto, se mostró muy contenta de poder llevar adelante esta iniciativa y destacó la importancia de acercar el trabajo arqueológico y el conocimiento científico a la comunidad. “Se trata de una exhibición donde queremos conversar sobre cómo nosotros hoy, podemos conocer, proteger y visitar estos espacios sin dañarlos y además es una tremenda oportunidad para poder compartir las investigaciones que realizamos, donde empleamos nuevas tecnologías para no generar impacto, conociendo desde la ciencia las formas en que desde tiempos antiguos se ha transitado y vivido en este desierto”, afirmó. 

Tras la exhibición de la muestra en el Museo Regional de Iquique, viajará hasta Huatacondo para ser entregada a la Comunidad Indígena Quechua de Huatacondo, que actualmente trabaja junto a la Fundación en el diseño de un centro de interpretación arqueológica para su exposición permanente, contribuyendo en el propio territorio donde se ubican los geoglifos que hacen parte de la muestra, al entendimiento de aquellos grupos humanos que fueron dejando sus huellas a lo largo de miles de años en el desierto más árido del mundo.  

Esto muestra la acción colaborativa entre la Fundación y la comunidad, que según Mauricio Hidalgo, presidente de la Comunidad Indígena Quechua de Huatacondo, refuerza el trabajo por la preservación de los sitios arqueológicos del desierto, ya que “el objetivo es que en esta exposición podamos presentar a la comunidad, especialmente a la iquiqueña y a todo el mundo, el tema de los geoglifos, y cómo podemos protegerlos y cuidarlos de los daños de los proyectos mineros que están muy cerca. En este territorio, llevamos muchos años de investigación en conjunto con la Fundación Desierto de Atacama y hay una gran cantidad de geoglifos, y la idea es poder dar a conocer su riqueza arqueológica”, explicó. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Relacionados: